Llamadas que no cesan

Hoy no tenía pensado escribir ni publicar nada, la verdad que no me encuentro con demasiados ánimos, pero visto lo que está pasando estos días con las llamaditas, quiero explicar como ha pasado todo esto, y porque estoy entre cabreada y asustada. Ya he comentado varias veces, que unos años después de la adopción recuperé … Sigue leyendo Llamadas que no cesan

Anuncios

Navidad, triste Navidad

A medida que se acercaba la fecha, me hacia a la idea de lo que sería, de la fiesta, de la familia, de la ilusión, y a su vez, me preparaba para una nueva decepción, en mi mente ya no cabía la posibilidad de una Navidad en familia, o algo por el estilo, a lo largo de los años, mi aprendizaje me había hecho creer que la navidad a la que yo estaba destinada, era triste y solitaria.

Memoria selectiva

Recuerdo con 5 o 6 años, estar en una de las alas de internado, cerca de la capilla, sola, buscando a mi hermana, recuerdo llamarla por su nombre, sin recibir respuesta, recuerdo escuchar una risa que me recordaba a ella y empezar a moverme en esa dirección casi gritando su nombre. Recuerdo escuchar un sonido a mi espalda, recuerdo ver aparecer a un chico, uno de los mayores, que me daba verdadero pavor, porque todas las chicas del centro sabíamos lo que podía hacernos si nos encontraba solas, era su diversión, y no era ningún secreto

Llorar por soledad

Siempre había gente cerca de mi, y sin embargo estaba más sola que nunca. Durante mucho tiempo fue el propio miedo el que impidió que me abriera a nadie, el que me apretaba tan fuerte que casi me costaba respirar. Pero había algo más, algo que tardé muchos años en conseguir ver y ser consciente de ello.