No generalices

Desde que me aventuré a escribir mi historia, y me atreví a contar tantas barbaridades que por desgracia me tocaron vivir, he podido conocer a muchas personas implicadas en el proceso, de todos los puntos de vista, y he podido escuchar también a quienes han vivido y viven la adopción desde otra perspectiva completamente diferente a la mía. No voy a negar que hay cosas que me sorprenden, algunas me alegran y otras me decepcionan muchísimo, pero no puedo evitar sentir una profunda rabia al ver que se generaliza tanto en temas de adopciones, cuando de vidas se trata, y se acaban poniendo etiquetas innecesarias. Ver que se habla desde el odio y el rencor hacia una de las partes, dando por hecho que es así en todos los casos, por no poder asumir la realidad propia, y entender que cada caso es tan diferente como complicado, sinceramente, me duele, por eso he querido escribir estas palabras, dedicadas a las partes que entienden su yo como un todos y olvidan que todos no son yo.

He visto a más padres biológicos, como tú, que por algún motivo habéis perdido a vuestros propios hijos, defender a capa y espada que todos, o prácticamente todos los niños que son y fuimos dados en adopción, son y fuimos robados de algún modo, poniendo a todos los padres biológicos en la categoría absoluta de victimas de un sistema que trafica con menores con total impunidad, y por consiguiente criminalizando casi por obligación, a los padres adoptivos como cómplices de ese tráfico, señalándolos por comprar hijos, incapaces de ver que hay casos diferentes, casos en los que realmente esa adopción si era necesaria, como si el echo de existir estos, os haría sentir culpables de algo de lo que no sois, como si admitir que existen padres biológicos que no quieren a sus hijos, que nos abandonan, que nos maltratan, implicaría que vosotros estuvierais necesariamente en el mismo saco. Y no, no todos los padres biológicos son victimas de robos de niños, al igual que no todos son maltratadores ni verdugos, por favor, no generalices, no hagas que casos como el mío queden en el olvido, porque por desgracia, también existen.

Entiendo tu postura, de veras que la entiendo, pero entiende tú la mía. Sí, hay niños robados, claro que los hay, niños vendidos, usados como moneda de cambio, como mercancía, como premio de consolación para matrimonios que sienten que es con lo único que se pueden conformar, no dudes de que soy consciente de ello, y como persona que ha pasado por instituciones, por familias y finalmente por una adopción, lo entiendo, pero quiero que antes de seguir criminalizando todas las adopciones y a todos los padres adoptivos te pares y pienses, porque también hay niños que hemos sido abandonados, niños maltratados, niños despojados de nuestra infancia y adoptados por verdaderos padres que nos han cuidado, que nos han protegido, y que han dado todo lo que han podido y más por hacer de nosotros niños felices y personas integras y ellos han sido y serán nuestros padres, no te olvides de nosotros, no generalices.

Sí, hay familias biológicas a las que les robaron la oportunidad de criar a sus niños, que les negaron la capacidad de crecer con sus pequeños, que les quitaron todo de forma injusta, que les arrebataron parte de sus propias vidas, pero también las hay negligentes, dañinas, tóxicas, incapaces de amar a su propia descendencia. Por eso te pido, que no generalices, porque dañas tanto como el resto, porque un discurso desde el odio solo genera odio, condiciona la opinión de quien escucha y marca diferencias entre partes que no deberían estar enfrentadas.

Veo madres y padres adoptivos, como tú, que vivís en un mundo irreal, lleno de flores, de arco-iris y unicornios rosas, que pensáis que con la llegada de un niño a un hogar se solucionan todos los problemas, y que el libro empieza de nuevo con una pagina en blanco, olvidando traumas y vivencias del menor, que os recuerdo, ya tiene una vida. Oigo y leo como dais por sentado que el niño que tenéis fue abandonado, siempre, criminalizando una vez más a sus familias biológicas, sin pararos a pensar si esa idea es cierta o no. Tal vez entiendes la adopción como un buen acto, la buena acción de salvar a un niño de su destino, pero olvidas que nosotros no pedimos salvadores, pedimos padres. No generalices, porque hay de todo.

He podido ver también a hijos adoptados, como tú, insatisfecho con tu situación, decepcionado con tus padres, inmerso en un intenso dolor por sentirte comercializado, por saber que fuiste robado, vendido y comprado. Culpas a tu familia adoptiva, no la consideras como tal, pero en tu discurso de libertad acusas a todos los padres adoptivos de apropiarse de vidas, de mutilar no solo tu pasado, si no el de todos los adoptados, nuestro pasado, de robarnos parte de nosotros. Por favor, recuerda que hay más casos, no generalices.

Se que existen situaciones como la tuya, las entiendo, y jamás las negaría, casos de niños que fueron sustraídos bajo el pretexto de que nacieron muertos, o arrebatados a madres solteras, entre otras muchas opciones válidas para apropiarse de ellos y acabar en brazos de matrimonios frustrados por su incapacidad de concebir, e insatisfechos con tenerse que conformar con un hijo de otra, un hijo de segunda mano.

No dudo de tu historia, y entiendo que no consideres a esas personas tus padres, en tu situación seguramente yo tampoco lo haría, pero tampoco sirve de nada, ni hace bien a nadie, ni siquiera a ti mismo, hablar de las adopciones como algo despectivo y de los adoptivos como de monstruos, porque no todos son iguales, no todos han comprado una vida para ponerla en las suyas como un florero, no, también hay padres que optaron por la adopción, y que son atentos y cariñosos, y como cualquier padre darían lo que fuera por su hijo, con la única diferencia de no compartir la sangre. Como hija adoptiva te pido, no generalices.

Con todo esto solo quiero decir que la adopción es una situación muy compleja, y cada una es completamente única. Hay algunas en la que la familia biológica no quiere, no puede o no esta realmente capacitada para hacerse cargo de un niño, y debe ser dado en adopción, en otras esas adopciones no son tan limpias y la legalidad de la misma es un tanto dudosa, en otras los padres adoptivos tienen una idea idílica de su futura paternidad que se frustra al ver la realidad, en otras, el niño se adapta a la perfección a su nueva situación y sin embargo también los hay que nunca llegan a sentirse pertenecientes a ese núcleo familiar. Son situaciones, y no se puede medir todas con el mismo rasero, no se puede equiparar una adopción por abandono a una trata de personas. Por eso pido, que antes de juzgar se midan las palabras, y que antes de generalizar, se valore que hay muchas diferencias, porque no hay dos casos iguales.

Anuncios

4 comentarios en “No generalices

  1. Nabi, todo esto que estás haciendo es de una enorme belleza, sólido, esperanzado…lo que más me admira es el transfondo de buenos sentimientos sin bobaliconerias, ni películas de Disney. Creo sinceramente que ayudas a comprender y a recolocar los sentimientos desatados destructiva en la mayoría de ocasiones..

    Le gusta a 1 persona

    1. Muchísimas gracias Blanca, solo trato de expresar las cosas como las pienso, sin lazos ni florituras, tratando de ser fiel a mi misma, y honesta con vosotros.

      No se si realmente ayudaré o no a alguien, pero ver que hay quien me lee y trata de entender la situación y circunstancias, sin juzgar, con el ánimo da comprender a los niños que actualmente están en esta situación.

      Gracias por tus palabras, un abrazo.

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s