Reencuentro (Parte 2)

Aún hoy trato de aclarar que pasó por mi cabeza tras aquella llamada de mi hermana, en la que me dijo que había encontrado a nuestra madre. Dudas, muchas dudas, miedo y recuerdos.

Recuerdo aquel día de forma muy lúcida, estaba preparando un examen, estudiando, cuando sonó mi teléfono. Era un número que yo no conocía, por lo que no me resultó extraño escuchar su voz al otro lado del teléfono. Era una manía suya a la que nunca le he encontrado el sentido, pero de forma habitual llamaba desde tarjetas de prepago nuevas, desde cabinas o móviles de otras personas, pero rara vez usaba su propio numero, que yo sí tenía registrado, tratando de ocultar su identidad, cuando entonces siempre respondía a sus llamadas. Recuerdo que en esa llamada la noté especialmente alterada, eufórica, hablando de una forma acelerada, cuando su tono normal era pausado y tranquilo. Hablaba de cosas sin sentido, divagando, tratando de seguir una conversación poco enlazada, mezclando unas cosas con otras, como si no pudiera seguir el hilo de la misma. Siempre que llamaba era por o para algo, por eso sabía que algo estaba pasando, nunca era una simple llamada casual, para hablar o saber como iba nuestra vida, siempre había algún interés u objetivo detrás de la misma. Por algún motivo que entonces no entendí, no me decía el de aquella llamada, quizás fuera por miedo a mi reacción, o a que colgara el teléfono, quizás no sabía como verbalizarlo, pero no lo decía. Entonces lo soltó, como una bomba que explota dejando un silencio tras de sí, había encontrado a nuestra madre.

Me quedé muda, completamente ausente y sin saber como reaccionar en ese momento, sin saber que decir para salir airosa de aquella situación que veía que me sobrepasaba, ni que debía hacer, para hacer lo correcto. Así que sin saber muy bien como se dio la conversación, quedamos en que la veríamos y terminó la llamada bruscamente, tratando de aligerar el momento. Me derrumbé.

Tenía 14 años, y solo hacía unos pocos meses que me habían dado el alta tanto la psicóloga como la psiquiatra que me habían estado tratando durante años, y mi estado emocional se suponía estable, pero hay situaciones en las que la estabilidad se tambalea. Entonces dudé. Dudé de mi capacidad de resistir lo que intuía que me venía encima, y ya no podía frenar, y dudé de mi misma. Pude sentir como todo lo que había estado construyendo a lo largo de los últimos seis años se hacía añicos dentro de mi en cuestión de segundos, como esa sensación de pertenencia a mi familia menguaba con cada pensamiento que dedicaba a mi madre biológica, y me sentí vacía, profunda y completamente vacía.

Durante días lloré a escondidas, tratando de ordenar mis ideas de nuevo. No estaba preparada pare enfrentarme a ese momento, y sin embargo, estaba ahí, frente a mi, acechando, amenazando mi integridad y mi estabilidad. Hasta ese momento no sabía siquiera si ella seguiría viva, aunque ya tampoco me lo preguntaba, era un asunto que había aprendido a dejar atrás por mi propia salud mental, y me había convencido de que no era más que algo que ya pertenecía a mi pasado, y sin embargo había vuelto a mi presente.

Nunca me había planteado que pasaría si esta situación se daba, y no supe reaccionar. La situación me llegó de forma repentina, sin poder preparar una respuesta, una salida, y como era habitual en aquel entonces, accedí a lo que mi hermana quería, porque sentía que era mi deber estar con ella, y porque de un modo u otro, yo seguía atada a ella, una dependencia insana, una relación tóxica. Aunque no era lo que yo quería, sabía que iría con ella a verla, porque nuestra relación era así, yo siempre buscando su aprobación, su cariño, a costa de lo que fuera, mientras ella se aprovechaba de esa dependencia que yo tenía, para hacer las cosas a su manera. Y en eso quedamos, que a lo largo de ese verano, ella se acercaría a mi ciudad, cercana a la de nuestra madre, y desde allí iríamos juntas a verla. Sabía que no había vuelta atrás, que yo ya no sería capaz de echarme atrás.

Eso no estaba bien. Me sentí traicionera, aunque ella fuera mi madre biológica, aunque ese fuera mi pasado, mi origen, parte de mi vida, sentía que verla, que poder hablar con ella, o simplemente saber de ella, era una traición. Traición a mis padres, a los que lo habían hecho todo por mí, sin pedir nada a cambio. Desde mi entonces retorcida mente, entendía que ellos habían “perdonado mi pasado”, haciendo con ello un gran gesto de generosidad. En mi interior yo seguía sintiendo que todo lo ocurrido anteriormente era exclusivamente culpa y responsabilidad mía, y que ellos, “mis salvadores” habían tenido que perdonar algo, para poder quererme, y por lo tanto yo debía estarles agradecida, y con esto sentía que estaba siendo ingrata, pero no encontré otra solución, mas que callar. Y eso hice entonces, y eso sigo haciendo aún.

Y así deje pasar los días, las semanas, hasta llegar al día en que nos veríamos las tres, sin saber que consecuencias traería esa visita, pero sabiendo que no serian pocas, nunca lo eran. El miedo y la angustia fueron mis más fieles compañeras durante ese largo viaje, acompañándome en cada momento, y en cada lugar, haciendo que me sintiera pequeña de nuevo, débil frente a ellas, a sabiendas de que podrían destruirme una vez más, frágil. Entonces estaba segura de estar equivocándome, y aún hoy no se si hice lo correcto, pero sentía que no tenía alternativa, y así lo hice.

Anuncios

2 comentarios en “Reencuentro (Parte 2)

  1. God has been convicting me this week about my lack of honesty with my family about my adoptee struggles. My mom found something I had written about my adoptee issues for this account earlier this week and we had a discussion about it. Part of me was relieved that she now knows about it although I was sorry she had to find out this way…I should have told her myself–I really should have. I wasn't sure how my mom was going to react if I shared with her about what I've been going through and that really scared me. I didn't want her to feel that she wasn't a good mom–my struggles are not about her not being good enough for me…it's me struggling with my past and all the questions. But I'm thankful and blessed that my mom was really understanding and is willing to help me get the help I need. I'm sharing this because I know there are others adoptees who are trying to hide their struggles. This isn't a post to tell you that you absolutely must tell your parents or whoever. I just want to share my experience so that maybe one of you can avoid hurting someone the way I did.I also want to share so maybe one of you can avoid hurting yourselves, for when we hide things, we not only hurt others but we hurt ourselves because we aren't being honest with ourselves. Well, God is giving me another opportunity to be honest and open. It's scary to me but with His help, I am going to do just that. And if you're in a place where you're not sure if you should share your battles with someone else or not, I'd just encourage you with this verse, "Where there is no counsel, the people fall; But in the multitude of counselors there is safety," Proverbs 11:14 (NKJV). . . . . #adoptee #adopted #adoption #myadoptedlife #learning #honesty #vulnerable #chineseadoptee #behonest #bevulnerable #hurt #shareyourbattle #mystory #withGodshelp #counsel #faceyourfear

    A post shared by Chinese adoptee (@my.adopted.life) on

    Vi esto hoy y me acordé de lo que cuentas sobre lo que aún no saben tus padres… quizá podrías plantearte hablar con ellos. Quizá, si este blog tiene oportunidad de crecer, te sientas limitada para darle alas por mantener el silencio. Quizá, aunque el blog no creciera, Murphy haga de las suyas y lleguen aquí por su cuenta.

    Seguro me estoy metiendo donde no me llaman. Simplemente lo ví y pensé en tu soledad y en su ignorancia.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s