Mi espina, mi hermana (Parte 2)

Pasó el tiempo, me dediqué a fortalecer la relación con mi hermano todo lo que pude, y a enfriar lo ocurrido con ella, y hacer como que nunca había pasado, y preferí dejarlo en mi memoria como un recuerdo mio, al menos uno bueno con ella, el único que tenía, como último regalo antes de marcharse para siempre de mi lado. Pero no podía estar más equivocada.

Motivos

Al ver que era un desahogo me hizo ilusión poner un poco más bonito el fondo, una imagen... algo que le diera un poco de personalidad, a fin de cuentas estaba escribiendo mi vida, ¿Hay algo más personal que eso? Pero ya está, no había motivo ni motivación más que más que un desahogo, aunque una parte de mí también quería que alguien lo leyera, que no fueran palabras perdidas en un desierto.

Desconfiada

Si, se que sueña extraño, pero el cariño me debilita, me hace sentir pequeña, y he huido de él durante años, refugiándome en relaciones altamente destructivas, basadas en el maltrato y la agresión, pues a lo largo de mucho tiempo, aprendí a crecer y a vivir sin ello, y a entender que el afecto era una muestra de debilidad, de torpeza, que darle mi cariño a alguien, por mínimo que fuera el gesto, era darle un arma con que podría hacerme daño, o destruirme si quisiera.

No generalices

Ver que se habla desde el odio y el rencor hacia una de las partes, dando por hecho que es así en todos los casos, por no poder asumir la realidad propia, y entender que cada caso es tan diferente como complicado, sinceramente, me duele, por eso he querido escribir estas palabras, dedicadas a las partes que entienden su yo como un todos y olvidan que todos no son yo.

Reencuentro (Parte 2)

Pude sentir como todo lo que había estado construyendo a lo largo de los últimos seis años se hacía añicos dentro de mi en cuestión de segundos, como esa sensación de pertenencia a mi familia menguaba con cada pensamiento que dedicaba a mi madre biológica, y me sentí vacía, profunda y completamente vacía.